Con Tinta Negra

Michael Kiwanuka, el británico que nos recuerda a Marvin Gaye y Otis Redding

Es imposible escuchar a Michael Kiwanuka y no recordar rápidamente a personajes relevantes de la música del pasado siglo XX. Uno de ellos, que es con el que más se le compara, es Otis Redding, un clásico entre los clásicos, al que desafortunadamente la llama de la vida se le apagó demasiado rápido en un accidente de avioneta en 1967 cuando tenía la edad de 26 años. Ahora parece revivir un poco en la voz de este cantante londinense que está haciendo canciones más que interesantes en las que combina el Soul, el Blues y el Folk con gran destreza. De padres ugandeses, que emigraron desde su país a Reino Unido debido a la represión vivida en Uganda en la década de los 70, nace un artista singular que comenzó a despuntar en el 2012, año en el que fue nombrado como uno de los sonidos a seguir por la BBC. Un reconocimiento que se llevó por delante de gente como Frank Ocean, Azealia Banks o Skrillex. Ya en ese entonces Kiwanuka hacía cosas como esta.

Michael Kiwanuka en directo en 2012

Aunque en 2012 lanzó Home & Again con una buena crítica en Reino Unido, con el paso de los años Michael Kiwanuka parecía que había caído un poco en el olvido, lamentablemente. Sin un gran disco que lo diese a conocer en todo el mundo no fue hasta 2016 cuando graba varias sesiones para Spotify en Londres de nuevos temas. Unas sesiones que llegan gracias a su segundo álbum de estudio, Love & hate. Un trabajo discográfico que recoge canciones dignas de mención como Black man in a white world, que desde el título ya te deja entrever sobre qué habla, One more night y, sobre todo, Cold little heart, que probablemente sea la mejor canción del disco. Sin ningún tipo de alardes de grandeza Kiwanuka canta e interpreta sus canciones, en muchas ocasiones en directo (hay muchos vídeos en la red), con la tranquilidad de los artistas que llevan toda su vida en esto de la música. Su voz rasgada encaja perfectamente en los acordes lentos de sus ritmos, así como lo hacía gente como Marvin Gaye, del que al parecer Kiwanuka se declara fan en una entrevista para El País.



Más allá del éxito que haya podido conseguir Kiwanuka en estos últimos años, lo que es indudable es que Michael tiene algo que le hace especial. Algo que en pleno siglo XXI, una época en la que existe una larga lista de géneros musicales que no para de crecer, le permite triunfar haciendo un tipo de canciones que se podría decir que ya se conocen desde casi los comienzos de la música negra. El Soul, el Blues y el Folk han ido cambiando a lo largo de los años y parece que ha llegado Michael Kiwanuka para devolvernos a los orígenes de la música actual recordándonos que los tiempos pretéritos no hay que olvidarlos nunca. Mucho talento acompañado de crítica social. Michael Kiwanuka, con su segundo álbum, ha llegado para quedarse.

Ahora puedes comentarnos si te gusta su música o hacer lo que te dé la gana, que siempre es lo más importante.

¡A darle ritmo a la vida!

David H. Díaz

Graduado en periodismo y especializado en comunicación digital. En este magazine trato de satisfacer dos de mis grandes pasiones, escribir y hablar sobre R&B y Hip-Hop en inglés. Estilos musicales que comencé a escuchar desde muy pequeño y que cada vez son más importantes en mi vida. Espero que "Con Tinta Negra" sea un espacio para hablar sobre música no solo por mi parte sino también por la tuya.

COLABORADORES